La logopedia como tratamiento después del ICTUS

Cada 6 minutos ocurre un ICTUS en España, además ciertas estadísticas demuestran que 1 de cada 6 personas llegará a sufrirla en el futuro.

Ahora bien, la consecuencia para los supervivientes es que en el 40% de los casos provoca una discapacidad grave. Por ello, en este post te explicamos qué es el ICTUS, cuáles son sus causas y los problemas que ocasiona. Pero, además, conocerás la logopedia, un excelente tratamiento después del ICTUS. ¡Sigue leyendo y descubre de qué se trata!

¿Qué es el ICTUS?

El ICTUS, también conocido como embolia o infarto cerebral, es una enfermedad cerebrovascular. El cual se produce por la reducción del flujo sanguíneo que llega al cerebro. Generalmente se ocasiona por una rotura o una obstrucción de los vasos sanguíneos.

Como consecuencia el cerebro no recibe la cantidad necesaria de sangre y, por lo tanto, las células dejan de obtener oxígeno y no funcionan más. Lamentablemente este es uno de los accidentes cerebrovasculares más comunes. Así lo demuestran unos estudios de la GEECV-SEN, los cuales revelan que en Europa mueren por esta causa unas 650.000 personas al año, de las que 40.000 se encuentran en España.

Síntomas a causa del ICTUS

Algunos de los síntomas que se presentan y que nos pueden llevar a pensar que la persona está sufriendo o ha sufrido un ICTUS son los siguientes:

  • Adormecimiento o debilidad repentina en la cara, brazo o pierna, en especial en uno de los lados del cuerpo.
  • Confusión repentina.
  • Dificultad para procesar información o hablar.
  • Mareos, problemas para caminar, pérdida del equilibrio o coordinación.
  • Problemas repentinos para ver de uno o ambos ojos.
  • Inesperados dolores de cabeza sin reconocer su causa.

Examen para descartar ICTUS

Eso no es todo, durante los últimos años se han desarrollado distintas formas que permiten saber cuando la persona va a sufrir un ICTUS. Entre ellas se encuentra la escala de Cincinnati que consiste en 3 comprobaciones:

  • Asimetría facial: consiste en hacer sonreír al paciente para comprobar que ambos lados de la cara se mueven simétricamente. En casos anormales un lado demostraría deficiencia para moverse.
  • Fuerza en los brazos: la persona deberá mantenerlos levantados durante 10 segundos. De estar sufriendo el accidente un brazo no se movería o caería respecto al otro.
  • Lenguaje: se le pide hablar, en un caso anormal arrastraría las palabras, tendría problemas al verbalizar o simplemente no lo haría.

Si al final de estas tres comprobaciones los resultados son anormales no cabe la menor duda de que la persona está sufriendo un ICTUS.

¿Cuáles son las causas del ICTUS?

Existen muchos factores que aumentan la posibilidad de sufrir de ICTUS. Incluso, pueden variar dependiendo de la persona o de las patologías que tenga. Algunos de ellos son:

Edad avanzada

Luego de pasar los 55 años de edad el riesgo de sufrir ICTUS es cada vez mayor. Claro, esto no significa que las personas jóvenes no estén en riesgo de padecerlo. Respecto a este asunto los datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que en todo el mundo 83.000 menores de 20 años llegaron a sufrir un infarto cerebral.

Sexo

Aunque se produce prácticamente a igual cantidad en ambos sexos, más de la mitad de las muertes son de mujeres.

Herencias familiares y razas

Cuando un miembro de la familia ya ha sufrido uno de estos accidentes el riesgo de sus consanguíneos aumenta significativamente. Por otro lado, las personas de tez oscura tienen mayor amenaza, ya que su presión sanguínea posee más predisposición. Lo que es un factor clave y crucial para el ICTUS.

Haber sufrido recientemente de un ICTUS

Una vez haber sufrido un accidente cerebrovascular las posibilidades de padecer otro aumentan de forma considerable.

Tener la presión sanguínea muy elevada

La hipertensión arterial es una de las principales causas. Además, es el factor de riesgo que más predice el ICTUS. De hecho, otros problemas de salud dependen de él, por eso aproximadamente el 70% de los casos ocurre por la presión sanguínea elevada.

Fumar

Estudios realizados en los últimos años han demostrado que fumar cigarrillos es un factor de riesgo. Esto se debe a que la nicotina y el monóxido de carbono dañan el sistema cardiovascular de varias maneras. Incluso, el uso de anticonceptivos orales combinados con el tabaco también puede suponer una amenaza muy grande para el ICTUS.

Padecer de diabetes mellitus

La diabetes es un factor de riesgo, ya que en ocasiones está muy relacionada con la presión sanguínea elevada. Además, los diabéticos también tienden a tener problemas con el colesterol alto y el sobrepeso, aumentando mucho más la exposición a enfermedades cardiovasculares.

Problemas con la arteria carótida

Esta arteria ubicada en el cuello es la encargada de suministrar sangre al corazón. Sin embargo, una arteria dañada por la aterosclerosis puede bloquear el vaso sanguíneo. Lo que a su vez provocaría un coágulo y, por ende, un ICTUS.

Sufrir de enfermedades cardíacas

Un corazón enfermo es muy susceptible. De hecho, las personas que presentan problemas cardíacos tienen el doble de posibilidades.

La fibrilación atrial aumenta particularmente el riesgo de sufrir estos accidentes. Inclusive, el ataque al corazón es una de las principales causas de muerte en aquellos que han sobrevivido a esta enfermedad cerebrovascular.

Tener ataques isquémicos transitorios

Se le conoce como “mini ICTUS”, puesto que presenta síntomas parecidos, con la diferencia de que no ocasiona daños duraderos.

Glóbulos rojos altos

Cualquier incremento moderado o numeroso de glóbulos rojos es un claro indicador de ICTUS. Esto se debe a que dicho componente espesa la sangre, lo que podría fácilmente crear coágulos.

Estación del año y clima

Por lo general, las muertes por ICTUS ocurren con mucha más frecuencia en aquellas temperaturas considerablemente frías o calurosas.

Consumo excesivo de alcohol

El abuso de alcohol aumenta la presión sanguínea, promueve la obesidad y eleva los triglicéridos. También, incrementa el riesgo a padecer diversas enfermedades como el cáncer. Asimismo, causa fallos cardíacos, lo que puede conducir a un infarto cerebral.

Ingerir algunos tipos de drogas

Consumir drogas a través de la vía intravenosa aumenta el riesgo de un ICTUS a causa de un émbolo cerebral. 

El uso de cocaína está fuertemente relacionado con estos accidentes, pues puede ocasionar ataques al corazón y complicaciones cardiovasculares. Dichos problemas se han presentado hasta en el primer consumo de la persona.

¿Qué problemas causa el ICTUS en el habla?

El cerebro es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, especialmente para el sistema nervioso. Este es el responsable de recibir la información de todo el organismo, luego interpretarla y procede a dar respuesta. Por esa razón, tiene una estrecha relación con el lenguaje y la comunicación, el aspecto fundamental que nos hace humanos.

Cualquier daño cerebral, sea por un derrame o lesión, puede causar problemas en el habla de mayor o menor grado en función de donde se localice el daño. Por ese motivo, el tratamiento después de ICTUS es fundamental para restablecer algunas funciones. Como se ha mencionado, Dependiendo de la zona afectada las personas pueden sufrir de:

  • Alteraciones en el lenguaje: la afasia afecta aproximadamente al 42% de los pacientes, ocasionando un impacto impresionante en la expresión verbal, la lectoescritura y su comprensión.
  • Disartria: es un trastorno que causa dificultad en el control motor de la musculatura, implicando también a la fonoarticulación.
  • Disfonía: consiste en un cambio de las cualidades de la voz, originado por un trastorno funcional u orgánico, seguido de parálisis cordal o debilidad en la musculatura de la fonación.
  • Apraxia del habla: se trata de un desorden motor del habla que impide la planificación y programación de los movimientos motores orales.
  • Disfagia: es la dificultad en cualquier área de la deglución, incrementando el riesgo de neumonías, aspiraciones, deshidratación y desnutrición. Se estima que la incidencia es del 37 y 78% de los casos de ICTUS.

Además de estas patologías, también puede haber otras afecciones dependiendo de si los nervios encargados del habla han sido afectados. Entre ellos podemos encontrar:

  • Dificultad para emitir palabras o sonidos.
  • Alteración del ritmo del habla, sea ralentizado o excesivo.
  • Voz nasal áspera o forzada.
  • Alteración articular.
  • Desorden en el volumen de la voz.
  • Monotonía en la prosodia.
  • Dificultad en el movimiento de los órganos bucofonatorios.
  • Dificultad en la coordinación fono respiratoria.

Estos trastornos de la comunicación generan problemas en la comprensión de las actividades diarias. Por ejemplo, se observan dificultades en el momento del intercambio comunicativo con familiares y amigos e incluso complica el entendimiento de la televisión y la radio. 

¿Cómo beneficia la logopedia al tratamiento del ICTUS?

Una evaluación médica profesional es de suma importancia debido a la gran cantidad de síntomas y secuelas ocasionadas por el ICTUS. Las cuales pueden presentarse de forma variada y depender de cada persona y el grado afectado. Especialistas como neurólogos, terapeutas, psicólogos, logopedas y otros, son capaces de dar un adecuado tratamiento después del ICTUS.

Ahora bien, aquí nos concentramos en la logopedia, ya que es considerada uno de los mejores tratamientos después del ICTUS. Con el que se logra recuperar al máximo las funciones cognitivas y comunicativas, lo que mejora la comunicación y la relación social del paciente.

El logopeda tiene un papel fundamental en la rehabilitación del habla, la deglución y otros aspectos. De este modo, se trabajan las zonas afectadas antes de que sea demasiado tarde.

Luego de sufrir de ICTUS el logopeda trabaja en:

Rehabilitación del habla

Los pacientes pueden presentar trastornos afásicos, pérdida total del habla o de la capacidad de expresarse. Incluso, llegan a perder la facultad de entender el lenguaje, y es el logopeda quien se encarga de rehabilitar estas consecuencias.

Parálisis facial

Una de las secuelas más comunes luego de un infarto cerebral es la parálisis facial, consecuencia que puede afectar la vida del paciente. Además, es algo visible para todas las personas, por eso el logopeda maneja la motricidad orofacial. 

También, emplea la terapia miofuncional. Dicho proceso permite conseguir mejoras en la movilidad, el tono, la fuerza, la sensibilidad y las funciones estomatognáticas de las personas que han sido afectadas. Lo que permite que el paciente pueda controlar la secreción salival y hablar correctamente.

Disfagia

La logopedia es un asombroso tratamiento después del ICTUS para aquellas personas que sufren de disfagia. El especialista realiza modificaciones dietéticas, maniobras deglutorias y posturales del cuello y técnicas facilitadoras.

Dichos procedimientos tienen el objetivo de eliminar o disminuir la incapacidad de tragar producida por el daño en la musculatura y nervios del esófago. Lo que contribuye a una correcta y eficaz alimentación oral, evitando así problemas de desnutrición o deshidratación.

Trastornos de la comunicación generales

A través de distintos métodos y procedimientos la logopedia logra tratar e identificar los problemas de compresión del día a día. Este tratamiento después del ICTUS es fundamental, ya que dichas dificultades en la mayoría de los casos pueden ocasionar depresión. Lo que a su vez podría influir negativamente en el progreso de recuperación.

Por si fuera poco, la logopedia es un increíble tratamiento después del ICTUS, ya que ayuda a que la persona afectada pueda llevar una vida lo más normal posible.

Dentro de las terapias se abordan las áreas del lenguaje, el habla, la voz y la deglución, potenciando así su correcta recuperación.

Además, el logopeda no solo trabaja con el paciente, ya que apoya a los familiares de forma directa e indirecta. Lo que trae enormes beneficios a corto, mediano y largo plazo para el afectado y sus seres queridos. Con la intención de que la persona alcance un nivel óptimo en la relación e interacción.

Cabe resaltar que este tratamiento después del ICTUS se realiza de forma particular. El profesional siempre tiene presente las necesidades e intereses de la persona, a fin de conseguir el mejor método que beneficie al paciente.

¿Cuándo debe empezar el tratamiento después del ICTUS?

Por algún tiempo se ha pensado que los avances en la rehabilitación del lenguaje solo son posibles durante los primeros 6 meses. Sin embargo, estudios más recientes han demostrado que el periodo es mucho mayor. Así que los pacientes que son tratados adecuadamente después de haber padecido años atrás un infarto cerebral pueden obtener grandes beneficios y progresos.

No obstante, no podemos descartar la realidad científica de que si el tratamiento después del ICTUS se realiza de forma precoz los resultados positivos pueden ser 2 veces mayores, a diferencia de los no atendidos. Incluso, se ha demostrado que pasado varios años del accidente cerebrovascular las terapias intensivas y prolongadas suelen ser muy provechosas.

Ten presente que con el objetivo de que los avances sean más rápidos y efectivos es importante que el tratamiento después del ICTUS sea realizado de forma periódica. 

Con respecto a la finalización del tratamiento logopeda no existe un tiempo concreto. Ya que la finalidad de la terapia también es mantener la evolución lograda.

Es por ello, que suele ser común que los pacientes que abandonan por un tiempo la terapia reduzcan parte de sus mejoras obtenidas. Lo que demuestra la importancia de la constancia e intensidad que se le debe dar al tratamiento.

Por otro lado, siempre hay que recordar que cada persona presenta daños distintos. Así que establecer con exactitud hasta qué punto recuperará el habla resulta muy difícil. No obstante, lo que sí se sabe es que un buen tratamiento después del ICTUS puede tener muchos aportes positivos. Puesto que la calidad de vida y autonomía del paciente aumentará.

No esperes más, si un familiar o amigo lamentablemente ha sufrido un infarto cerebral llévalo al logopeda. Con este tipo de tratamiento después del ICTUS podrá recuperar lentamente sus funciones, algo que lo llenará de satisfacción.

¡Contacta al mejor logopeda y disfruta de un beneficioso tratamiento después del ICTUS!

Evaluaciones Clínicas Y Diagnósticos

Y como un buen diagnóstico previo, conforma la base de toda intervención, en VOCCA llevamos a cabo la primera evaluación clínica específica del paciente sin ningún tipo de compromiso.

Reserva Online